¿Bollería Suiza o española?

Si pensamos en un dulce típico de la infancia a muchos les viene a la memoria el bollo suizo, ese panecillo dulce con un punto crujiente por fuera y muy tierno por dentro, con aquellos pegotitos de azúcar por fuera que nos llenaban los dedos en la merienda.

Los bollos suizos fueron muy populares en España a finales del siglo XIX, y a pesar de que se llaman ‘suizos’ en realidad estos bollos surgieron en Madrid, concretamente en el Café Suizo de Madrid que estaba en la Calle Alcalá. El ‘suizo’ se servía junto al desayuno o la merienda en muchos cafés en el siglo XIX y el XX. Su popularidad vino al introducirse en el país la levadura francesa. Además de estos bollos, están las cristinas o mediasnoches, las trenzas, los bollos de leche... Todas ellas se preparan con una masa tipo brioche con menor proporción de mantequilla.

A pesar del tiempo transcurrido siguen siendo un producto muy demandado. Sin duda, aunque llevan azúcar son una opción mucho más saludable que la bollería industrial.